Salir del lado oscuro

La mayoría de personas con Trastornos de la Conducta Alimentaria han perdido la ilusión y la esperanza. Durante años las han llevado de un lugar a otro sin que nada resulte. Las llaman “pacientes difíciles” y lo llegan a asumir como tal. Me molesta mucho cuando algunos compañeros hablan al referirse a ellas como “una anoréxica ” o “un bulímico” y no puedo evitar corregirles: perdona, una mujer con anorexia o un hombre con bulimia.

La enfermedad no puede definir a la persona

Para los profesionales en primera instancia y para lxs afectadxs después, ya que llegan a asumir dichas etiquetas y eso, solo ayudan a cronificar sus estados.

Hoy en día contamos con herramientas que, de verdad, nos pueden ayudar a salir de esa sensación continua de soledad, vacío y dolor.

Es tiempo de comprender que unx no elige enfermar; de aprender que hay diferentes orígenes para cada tipo de trastorno y que van ligados a las experiencias vitales de cada persona.

Conocer el origen de nuestras heridas es la base para sanar. Tras ello, podemos de verdad, comenzar a alejarnos del “lado oscuro de la fuerza” y llenarnos de luz.

Una luz que nos permita brillar, amar y disfrutar plenamente de la vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *