fbpx

Deporte y TCA: un camino de crecimiento, evolución y bienestar

El deporte en los TCA mal usado puede alimentar a la enfermedad, sin embargo correctamente empleado puede ser muy beneficioso en la recuperación del TCA.

¿Alguna vez te habías planteado que la actividad física puede ayudarte a potenciar tu autoconocimiento o que puede ayudar a potenciar tu autoestima y confianza?, ¿qué sucede con el deporte y los TCA?

Hablar de deporte y Trastornos de la Conducta Alimentaria es un tema delicado debido a que muchas personas que padecen TCA recurren a la práctica del deporte de manera obsesiva alimentando a la enfermedad. Sin embargo, acompañado de un profesional especializado, el deporte y/o la actividad física puede ser muy beneficioso en la recuperación del TCA.

Le damos la bienvenida a Adrián Quevedo que se estrena como colaborador en Proyecto Princesas con este artículo que nos acerca el deporte como un elemento regulador de tu bienestar y potenciador de tu autoconocimiento.

El Deporte, un camino de crecimiento, evolución y bienestar


Hoy me gustaría compartir contigo esta visión, el deporte como algo más que le mera práctica de movimiento, por salud, por diversión, que cuidado, son motivos totalmente válidos y adaptativos para la práctica, pero hoy quiero compartir contigo un paso más allá.

En mi experiencia vital y en consulta, he podido comprobar que, adecuadamente adaptado por un profesional cualificado, el deporte puede ser una herramienta empoderadora en cualquier proceso terapéutico o vital debido a sus múltiples beneficios. 

¿Y por qué te quiero contar esto?

En mi historia, en la que otro día profundizaré si queréis, los TCA estuvieron presentes desde los 15 hasta los 21 años, pase por diferentes fases de anorexia, bulimia y vigorexia. Fueron años de sufrimiento, odio hacia mi mismo, sensación de descontrol, vacío, soledad, tristeza, hasta que finalmente, di el paso y decidí comenzar mi proceso. Me recuperé y a día de hoy me dedico a acompañar personas en este camino de crecimiento a través de la alimentación y el deporte.

Transforme algo que tanto daño me había hecho, en luz, esperanza y crecimiento para mi vida y para la de otras personas. Y en toda esta historia, el deporte tiene mucho que ver como desencadenante y mantenedor. Hasta que también transforme la forma en que lo practicaba, y paso a ser parte del cuidado de mi bienestar y salud, física, mental y emocional. 

Y por supuesto, encontrar un momento de disfrute y auto cuidado para mi y para compartir con otros experiencias maravillosas. He conocido gente maravillosa que a día de hoy son mis amigxs y me han regalado los mejores momentos de mi vida. Les estoy tremendamente agradecido ya que me han hecho experimentar experiencias increíbles. Como este verano que fui a Picos de Europa con un amigo a escalar grandes paredes y el Naranjo de Bulnes o Picu Uriellu.

Volviendo al tema que nos compete, los TCA, podemos apreciar una doble cara de la moneda, en la cual el deporte puede ser un factor de riesgo y empeorar la sintomatología TCA o bien, adecuadamente planteado y adaptado en el momento adecuado, podría ser una herramienta que contribuya en la recuperación y potenciación de diferentes aspectos.

En este caso tenemos que hacer una distinción entre dos casos, la práctica de deporte, como factor de riesgo y mantenedor del TCA fuera de la competición deportiva o bien el deporte como factor de riesgo a la hora de desencadenar un TCA debido al alto rendimiento, exigencia y competición deportiva.

¿Por qué el deporte puede ser desaconsejado en la recuperación del TCA?


Especialmente se desaconsejan practicar deportes en los que factores como el peso, la imagen, la estética, la resistencia aeróbica, rendimiento por peso, están presentes. Deportes como pueden ser la gimnasia rítmica y deportiva, el patinaje artístico, la natación, artes marciales, deportes de contacto, culturismo y deportes de resistencia.

En el primer caso, el deporte actuaría como un elemento regulador de las emociones, la imagen corporal, el peso, los pensamientos, la autoestima, el sufrimiento, la sensación de control, practicándose desde la impulsividad y con el fin de cambiarnos e incluso en algunas ocasiones como una forma de castigo físico.

En el segundo caso, el TCA una consecuencia de la exigencia del alto rendimiento y la práctica deportiva actuaria como un elemento regulador de lo que anteriormente hemos hablado, además del rendimiento deportivo y todos esos aspectos aplicados al ámbito deportivo.

Además, debemos tener en cuenta que el género femenino esta más afectado en estos casos ya que la incidencia es de 9 a 1, por lo que deberemos prestar mayor atención en estas situaciones ante el riesgo de TCA.

Realizar actividad deportiva desde cualquiera de estos dos puntos, en un caso de TCA podría predisponer, mantener, agravar la situación, nuestra salud física, mental, emocional y nuestro rendimiento deportivo, por lo que es fundamental que nos planteemos junto a un profesional, si es adecuado o no en ese momento.

Entonces, ¿cómo puede ayudarme el deporte si estoy pasando por un TCA?


El primer punto que debemos plantearnos es si en la fase que está la persona, puede ser adecuada la introducción de práctica deportiva. Hay momentos del proceso donde no está indicada su utilización; en momentos de mayor desregulación emocional y si se encuentra en estado de desnutrición, infrapeso o un estado físico donde los médicos o profesionales lo desaconsejamos.

Podría ayudar preguntarme, ¿para qué estoy usando el deporte en mi vida?, ¿para qué lo quiero usar? ¿qué función cumple el deporte en vida?, ¿lo elijo?, ¿lo disfruto o me sobreexijo?, ¿conozco formas saludables de gestionar mis emociones?

Y por supuesto, ponernos a trabajar con un equipo de profesionales adecuados que ayuden en el ámbito deportivo, de la salud mental y emocional.

Una vez nos hemos planteado eso, en el caso de que tengamos el OK, llega el momento de elegir un deporte o actividad física y comenzar a practicarla.

Uno de los factores que hace del deporte una gran herramienta para la recuperación de un TCA es la variedad de deportes que tenemos. No es necesario hacer una actividad física que nos resulte dura, debemos buscar una actividad que nos haga sentir bien. En función de la personalidad y los gustos de las personas, podremos elegir una alternativa adaptada con la que te sientas a gusto y según los diferentes aspectos que queramos trabajar en el proceso.


Por ejemplo, no es lo mismo practicar un deporte indoor, en un pabellón o sitio cerrado, que practicar alguna actividad física al aire libre en una pista, campo o en la naturaleza, de forma individual o en equipo. Además en función del deporte que elijamos, encontraremos diferentes demandas o exigencias a las que adaptarnos, que pueden servir para realizar trabajo psicológico con la persona.

Es por ello que hago hincapié, en que es importante adaptar el deporte a la persona o bien si te estás planteando buscar un deporte, date el permiso de probar y de preguntarte qué es lo que te mueve a hacerlo. Existen muchas maneras de practicar actividad física, lo importante es que te mueva la satisfacción.

Para que entendamos mejor, como el deporte puede ayudar en un caso de TCA veamos el siguiente ejemplo:


Buscando la similitud, podríamos decir que cómo me relaciono con el deporte, podría ser un espejo sobre cómo me relaciono en mi vida. Es decir, imagina que te sientes frustradx porque no consigues tus objetivos o no consigues sentirte mejor. En ese momento, aparece una emoción de frustración, genera unas sensaciones corporales y unos pensamientos o interpretaciones, que nos tocará gestionar y canalizar. Y esto sucede tanto en nuestro día a día como en la práctica de deporte.

¿Cómo te relacionas con la frustración?, ¿te permites sentirla, para luego pasar a la acción?, ¿la rechazas, la evades?, ¿te sobrepasa?, ¿te juzgas como no valida?, ¿no soy capaz?


Cuando practicamos deporte o ejercicio físico y estamos entrenando o en una competición cabe la posibilidad de que aparezca la emoción de frustración durante la práctica. Bien sea por que a lo mejor ese día estoy cansado, estoy triste, no disfruto, no tengo ganas, no me salen los golpes como quiero, no observo progreso, “no me veo bien”, me enfoco en que voy perdiendo, condiciono el deporte a mi imagen.

¿Cómo te relacionas con la frustración en el ámbito deportivo?, ¿te permites sentirla, para luego pasar a la acción?, ¿la rechazas, la evades?, ¿te sobrepasa?, te juzgas como no válida/o?, ¿no soy capaz?


Si nos paramos a observar ambas situaciones, vamos a tener que gestionar la misma emoción en un contexto diferente. Por lo que el proceso psicológico necesario en ambas situaciones será el mismo, gestionar una emoción, por supuesto también teniendo en cuenta las diferencias de contexto.

Por lo que, como yo gestione la frustración de base en mi vida, podrá verse reflejado en diferentes ámbitos o áreas vitales, como pueden ser mis relaciones, en el trabajo, mi pareja; en este caso en el deporte y viceversa si nunca me lo he planteado, observar el como yo me relaciono en el deporte, para luego poner atención en otras áreas vitales e ir conociéndome un poquito mejor, ya que seré mi acompañante de por vida.

El deporte como un elemento regulador de tu bienestar y potenciador de tu autoconocimiento. Así es como el deporte puede actuar de espejo en tu vida y ayudarte a conocerte, descubrirte, crecer y encontrar bienestar.


Prestar atención a como me relaciono cuando algo no sale como quiero, como me relaciono con mi cuerpo, como me relaciono con la exigencia, que patrones mentales se activan, que emociones o patrones emocionales aparecen, como me relaciono con el otro, con un grupo, con el fracaso o el error, cuales son mis valores, como me relaciono con soltar, como me relaciono con la pérdida.
 

Entre los beneficios de utilizar el deporte como herramienta de bienestar en un TCA son los siguientes:
  1. Mejora de la autoestima
  2. Mejoría de la confianza
  3. Mejora del estado físico
  4. Regulador emocional
  5. En deportes de equipo o grupos, favorece la socialización
  6. Reduce el estrés y la ansiedad
  7. Mejora la memoria, la atención y concentración
  8. Liberación de neurotransmisores como endorfinas, dopamina y serotonina
  9. Disminuye síntomas depresivos
  10. Mejora la calidad y duración de la vida

Podríamos seguir descubriendo aspectos en los que el deporte te puede ayudar a crecer, pero eso mejor te lo dejo a ti, que seas tu quien elijas dónde quieres que el deporte contribuya a tu crecimiento y tu autoconocimiento.

El deporte puede ser un área vital donde te sientas más conectada, para prestar atención y empezar a observarte. Con observarte me refiero a tomar una perspectiva observadora con respecto a lo que está sucediendo en ese momento, durante un ejercicio, una jugada, un saque, un partido, una conversación, sería como si te vieras desde fuera, como un espectador de tu propia experiencia.

No se trata de analizar o evaluar lo que ha sucedido, que eso son otras cosas y que llegado un determinado momento pueden ser útiles. Ahora, si estas palabras que vas leyendo resuenan contigo, quiero invitarte a que te centres en observar y darte cuenta de aquello que antes no eras consciente en tu práctica deportiva o de ejercicio físico.

¿Qué te dice la forma en que te relacionas con tu práctica deportiva sobre ti?

¿Encuentro similitudes entre cómo gestiono el deporte y otras de mis áreas vitales?

Se trata de abrir un espacio de observación y aprendizaje sobre ti, en el cual el método de aprendizaje es el juego y el movimiento.

Todo esto que hoy estas leyendo depende de ti, es decir, mirar desde una perspectiva algo en la vida, es algo que se aprende no viene dado en nuestra naturaleza, por lo que, desde hoy, si resuenas con lo que lees, quiero invitarte a que tus próximo espacios deportivos sean de indagación sobre ti.

Que le des espacio a alguna de las cuestiones que hoy estamos comentando y te las plantees.
 

¿Cómo practicar deporte puede ayudarme con mi TCA?
o ¿Cómo el deporte está perjudicando mi TCA?


A que conscientemente elijas, cuando vayas a practica deporte, “ponerte estas gafas de crecimiento y autoconocimiento” que hoy estamos hablando. 

Como en la vida, en el deporte hay altos y bajos, y al igual que tratamos de acompañarlos lo mejor que sabemos en nuestras vidas, con el deporte también.

El deporte, y lo que nos hace sentir y pensar, puede influenciar nuestra auto estima, nuestro auto concepto, la percepción de nuestra imagen corporal, nuestra sensación de bienestar, la percepción sobre competencia y muchos otros procesos. 


Por lo que como os decía hoy, practicar deporte es mucho más que golpear un balón, hacer un movimiento, ganar un partido, realizar un saque, hacer un ejercicio, puede convertirse en un camino de evolución, crecimiento y bienestar.

No olvidemos que también el deporte, como decíamos hoy, según se enfoque, puede ser un camino de sobre exigencia, auto destrucción y castigo, como vemos que sucede en ocasiones en TCA.

Para finalizar, me gustaría dejarte unas preguntas, que puedan ayudarte a reflexionar y bucear en este apasionante tema que es el deporte y desde dónde te lo estas planteando.

¡Adelante!

¿Cuáles son tus motivaciones para practicar deporte? (Ej: diversión, salud, socialización)

¿Son tuyas propias o te las han impuesto otros? (Ej: hacer deporte, porque debes cuidarte)

¿Qué función cumple en tu vida el deporte?, ¿para que lo usas?

El deporte es para mi…..

¿Recuerdas tu primera memoria sobre tu contacto con el deporte?, ¿cómo fue?

¿Qué emociones sientes cuando realizas tu práctica deportiva?

¿Cuáles es la principal rumiación de pensamientos que aparece cuando practicas deporte?

¿Cómo enfocas una situación deportiva, cuando algo no sale como tu quieres?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.