fbpx

Distorsión corporal en los TCA

La manera que vemos nuestro cuerpo es como nos percibimos y no siempre es a fin a la realidad. ¿Sabes que esto puede deberse a una distorsión corporal?

Cuando miras tu cuerpo, ¿cómo lo ves? ¿Has pensado alguna vez que la manera en que te ves puede no ser real? ¿Sabes que puede deberse a una distorsión corporal?

La manera como vemos nuestro cuerpo es un reflejo de cómo lo percibimos y no siempre es la realidad objetiva.

No es necesario tener un Trastorno de la Conducta Alimentaria para que nuestra auto-percepción corporal esté distorsionada, aunque es un factor común en muchas personas con TCA.

Tatiana nos aporta este artículo con el que puedes entender a qué se debe esa forma en que percibes tu cuerpo.

La imagen corporal es la idea que tenemos en nuestra mente sobre cómo es nuestro cuerpo.

Si ahora cierras los ojos y visualizas la forma de tu cuerpo en tu mente, ¿cómo es?, ¿qué sientes ante cada parte de tu cuerpo? Esa percepción que tienes, que nada tiene que ver con la percepción real de tus ojos, es una muestra de tu imagen corporal.

Si con los ojos abiertos quieres percibir tu imagen corporal igualmente queda afectada por tus creencias, expectativas, miedos y deseos, puesto que la imagen percibida por la retina es procesada previamente por tu cerebro. Es decir, que “interpretamos” el cuerpo que vemos en el espejo.

Estar satisfechxs o insatisfechxs con nuestra imagen corporal nada tiene que ver con cómo somos en la realidad, ni con las dimensiones del cuerpo o su forma. Tiene que ver con mis creencias, valores y pensamientos sobre el físico. Si considero que me acerco y me parezco a lo que yo considero “ideal”, me sentiré bien. Pero si me percibo muy lejos de él, me sentiré avergonzada y mal. Por lo tanto, la insatisfacción con la imagen corporal depende de la distancia entre lo que percibo como “mi yo real” y lo que creo que es “el yo ideal”.

Estar insatisfecho con la imagen corporal no siempre es un trastorno, aunque provoque malestar.

¿Qué es entonces la distorsión de la imagen corporal?

Es percibir erróneamente el tamaño del cuerpo y de la apariencia. En los Trastornos de la Conducta Alimentaria (Anorexia, bulimia, trastorno por atracón, vigorexia…) suele darse una sobreestimación: Creo que estoy más gordx y voluminosx de lo que es real. Lo siento así, mi vivencia subjetiva es siempre esa, a pesar de que desde la “razón” puedo comprender que no es real, que por la talla que uso, no estoy gordx. No siempre se “ve” la distorsión con los ojos. Muchas veces sólo se “siente”.

«Algunxs pacientes me comentan que saben que no están gordxs, ven en las fotos que están extremadamente delgadxs, pero en cambio se “sienten” gordxs y deformadxs»

La distorsión corporal es sentir una gran diferencia entre como soy y cómo debería ser: de modo inconsciente comparo mi cuerpo con el ideal estético que me transmite la publicidad, las redes sociales…Y me siento avergonzada por no ser como “debería”.

Como me siento gordx, y me avergüenzo por ello, puedo desarrollar conductas de evitación (no querer probarme ropa nueva, ocultar el cuerpo con ropa más ancha), o por el contrario de comprobación (medirme constantemente con ropa de otras temporada, usar un metro para ver si sigo igual, o peso). Aparecen también rituales para calmar la angustia (hacer siempre las cosas de una misma manera…),

Esta tremenda angustia puede afectar a la vida familiar, social y de pareja. Pero ha de quedar claro que tener un distorsión con la imagen corporal no significa que percibe mal el resto de la realidad. Sólo hay distorsión respecto al propio cuerpo. A las demás personas y situaciones se las percibe con normalidad.

La distorsión corporal es uno de los aspectos que más tardan en sanar en el tratamiento de la anorexia y la bulimia.

¿Se da siempre la distorsión de la imagen corporal en un TCA?

Para nada. Puedo tener un TCA sin distorsión de la imagen corporal, al igual que puedo tener distorsión de la imagen corporal y no padecer TCA.

No es lo mismo tener una distorsión de la imagen corporal, como en el caso de un TCA, que un trastorno dismórfico corporal (TDC).

El TDC consiste en una obsesión extrema y angustiosa por un defecto imaginado del cuerpo. Lo más frecuente es percibir que el defecto se encuentra en el rostro, aunque también se puede ver en otro lugar. Se tiene la certeza de que todos notan el defecto, creen completamente que es real, y no se plantean que es algo psicológico, por lo que suelen recurrir a la cirugía estética y al maquillaje extremo para solucionarlo, aunque nunca perciben que se haya solventado el problema. Puede derivar en un rascado extremo de la piel (dermatillomania) y en provocarse calvas en el pelo al tirarse de él nerviosamente (tricotilomanía). El TDC afecta gravemente a la vida laboral, académica, social y amorosa de la persona que lo padece.

Dedican muchas horas del día a conductas obsesivas y repetitivas para rebajar la ansiedad que le produce su gran distorsión corporal, pero que lo único que consiguen es aumentar este circulo vicioso.

Podríamos decir que la distorsión de la imagen corporal tiene diferentes intensidades:
Puede ir desde la insatisfacción o rechazo por el cuerpo, que se evalúa negativamente y produce un gran malestar como en el caso de un TCA, hasta la obsesión extrema como ocurre en el Trastorno Dismórfico Corporal (TDC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.