La fiesta en paz: Navidades y TCA

Las navidades cargan sufrimiento para quienes padecen TCA. En este artículo acercamos información y recomendaciones que ayuden a "tener la fiesta en paz"

Ya es época navideña y a pesar de que este año es bastante diferente a otras Navidades, son fechas que siempre vienen cargadas de comidas y cenas familiares, una mezcla de factores que hacen sufrir a quienes padecen Trastorno de la Conducta Alimentaria. Para hacer más llevaderos estos momentos y ayudar a «tener la fiesta en paz» hemos preparado una trilogía de artículos dedicados a las navidades y los TCA.

Comenzamos con el primero de ellos de la mano de Adrián Quevedo que nos acerca información y recomendaciones con la intención de que disfruteis de estas navidades y «tengáis la fiesta en paz».

Navidades y TCA:
Cuando las emociones se sientan a la mesa


Este año vamos a vivir unas navidades diferentes, unas navidades con restricciones externas por la salud de todxs, venimos de un tiempo de incertidumbre, aislamiento, pérdidas, cambios no elegidos, adaptarnos a una nueva realidad y a cada situación individual.

Además de, el consiguiente movimiento emocional que trae esta época del año, dónde afloran recuerdos, se mueven emociones profundas y esto para algunas personas puede suponer una dificultad a la hora de disfrutar de esta época del año.

Pero hay una cosa que no cambia en esta época. Las reuniones y celebraciones en torno a la comida, lo que para unas personas puede suponer un disfrute y motivo de alegría, para otras puede suponer una época difícil.

Como pueden ser las personas que este pasando por un TCA. Las navidades con un TCA puede generar conflictos internos. La ansiedad, el estrés, las emociones, los pensamientos, algunas situaciones, personas o entornos, pueden desencadenar los comportamientos automáticos con respecto a la comida. 


Es por ello que será importante que nos prestemos un poco más de atención estas navidades para cuidarnos y disfrutar de nosotrxs mismxs, de nuestra gente y de la comida.

Las comidas y cenas familiares, de trabajo, de grupos de amigxs, son situaciones que generan emociones. En algunos casos desagradables y despiertan sensaciones, que pueden llevarnos a buscar el confort o “llenarnos” con la comida. Además de en algunos casos, grandes cantidades de comidas.

Podríamos decir, que las emociones se sientan a la mesa, cuando no somos conscientes de ellas. Cuando nos las “comemos y tragamos” a través de la comida, cuando es la única forma que sabemos para gestionarlas. 


Estás aprendiendo nuevas formas de hacerlo y eso tiene mucho valor. Hoy quiero compartir estas líneas contigo y  que veamos juntos si es posible una forma de cuidarte y disfrutar de esta época, donde el centro de tu atención no sea la comida, sino cuidarte, disfrutar de ti, de los tuyos y seguir creciendo.

En este decálogo, comparto contigo 10 recomendaciones que podrían resultarte interesante para estas navidades.

Te invito a que, si hay alguna propia que consideres útil, la compartas en los comentarios del artículo, muchas otras personas pueden nutrirse con ello.

Decálogo para disfrutar estas navidades:
  1. Haz de la comida una parte más de la navidad, no el centro. La comida no es el centro de las navidades, es el compartir contigo, con los tuyos, con tu gente cercana, tener experiencias, reuniros y disfrutar juntxs.
  2. Prohibir y restringir alimentos no es la solución. Sabemos que la prohibición y la restricción generan ansiedad enfocada en el alimento prohibido y despierta un mayor número de pensamiento sobre ello. Elige, toma tu la decisión de si quieres comerlo o no y cuanta cantidad. Tomate unos instantes para respirar y plantearte si te apetece comerlo y si es así, disfrútalo conscientemente.
  3. Llénate de intimidad. Busca espacios compartidos o propios, donde puedas tener intimidad contigo mismx y con lxs tuyxs. Comparte momentos, nútrete socialmente y vive experiencias. 
  4. No forzar ni obligar a comer. Escucha las sensaciones de tu cuerpo, ahí puedes encontrar las señales de tu hambre y conectar con ella y con tu saciedad. 
  5. Protegernos de posibles comentarios o juicios sobre nuestra forma de comer o nuestra imagen. Práctica tu asertividad, cuídate y hazte cargo de ti. Los juicios de valor y comentarios, vienen motivados por el miedo, pon tu atención en tu proceso, lo estas haciendo bien.
  6. Tu decides, no el entorno. Como decíamos, el entorno puede ser un potente desencadenante para comportamientos automáticos con la comida. Será importante que te tomes tus tiempos y espacios para tomar tus decisiones alineadas y coherentes contigo.
  7. Si somos familiares y/o amigxs, evita todo tipo de comentarios y juicios de valor; respecto a la forma de comer de tu allegadx, su imagen o peso.
  8. En caso de estar en un proceso de duelo, date espacios para sentir y expresar tus emociones. Si es tu familiar o amigx, respeta su manera de expresar y sentir. Lo mejor que puedes hacer es estar ahí para acompañar con tu presencia y apoyo, no trates de quitarle el dolor.
  9. Pasa tiempo y conecta con la naturaleza. La naturaleza es un entorno regulador físico, mental y emocional. Estar en contacto con ella puede ayudarte a conectar con tu paz y serenidad internas.
  10. Acompáñate lo mejor que sepas y puedas, no hay una forma perfecta y hay días mejores y días peores. Estás en tu proceso de aprendizaje y cada día y experiencia contigo suma. ¡Sigue adelante!.
¿Te animas a seguir alguna de estas recomendaciones?
¿Tienes alguna que te gustaría añadir/compartir?
¡Deja tu comentario!

10 comentarios

  1. Miguel Ángel Mendoza

    Estos días con bien dices , la comida debe ser secundario, hay que tener en cuenta que muchas,os pacientes son adolescentes y van a tener mucho tiempo libre que hay que ocupar, ya sea leyendo, viendo museos ,saliendo al campo(sin salir de la comunidad) etc.
    Tienen que tener la mente en otras cosas que no sea la comida.
    Un saludo , y agradeceros el trabajo qué hacéis.
    Miguel

  2. Proyecto Princesas

    ¡Hola Miguel!
    Muchísimas gracias por tu comentario, efectivamente hay mucho que se puede hacer para disfrutar.
    ¡Gracias a ti por el apoyo!

  3. Noelia

    Muy acertado Miguel. Solo comentar que en mi caso, que padezco anorexia restrictiva, el punto cuatro no me resulta posible, ya que es como si mi cerebro hubiese borrado las señales de hambre, apetencia o placer con la comida. Es más, me ha ocurrido que en ocasiones he intentado comer en función de mi apetencia y ha sido un grave error por irme a restricción. Creo que para ser capaz de comer en función de la apetencia hay que estar en un punto avanzado del proceso. Solo quería compartir esta reflexión. Gracias por tu artículo!

  4. Eva

    Muchas gracias. Yo como familiar seguiré tus consejos para ayudarla a hacerle más fácil estos días.
    Felices fiestas

  5. Carola

    Muchas gracias por ser una gran ayuda en estos momentos importantes para mi como madre con una hija con problemas de TCA , me estáis ayudando a enfocar la enfermedad de otra manera , enseñándome de como ser su sostén,su guía, su apoyo para mi hija , intentando seguir las pautas que nos ofrecen y nos permiten hacerlo todo más llevadero con la única finalidad la recuperación y encontrar la paz y felicidad que todos buscamos .
    Les agradezco enormemente por este maravilloso proyecto Princesa y felicidades por la gran labor que hacéis 👏 🙌

  6. Proyecto Princesas

    ¡Hola Noelia!
    Gracias por compartir tu reflexión, seguro que contribuye a todxs. Si, estoy de acuerdo en que al principio de los procesos hay mucha desconexión de la sensación de hambre y saciedad, y no se hace sencillo reconocerlas ya que están disociadas, como bien dices. Al ser situaciones que en principio vamos a vivir, la propuesta en estos casos puede ser simplemente aprovechar los momentos de comidas y cenas, como espacio de observación y aprendizaje, y darnos cuenta de cómo reacciona nuestro cuerpo y mente, y acompañarnos lo mejor posible. Sin forzarnos a nada y sin expectativas, pero si con nuestra mente abierta y la atención puesta en cuidarnos.
    Sumamos juntxs entre todxs estas navidades.
    ¡Un abrazo!

  7. Noelia

    Muchas gracias! Intentaré tomármelo así y tratando de hacer presente el concepto de cuidado del que tanto se habla en este blog y que aún me falta por conseguir. Mil gracias

  8. Proyecto Princesas

    ¡Hola Carola!
    Es muy gratificante saber que te estamos ayudando tanto como comentas. Nos encanta que como madre te involucres en la recuperación de tu hija, eso es genial y muy importante.
    Tus palabras le dan sentido a nuestra labor. 🙂
    ¡Muchísimas gracias por compartirlo con nosotrxs!

  9. Proyecto Princesas

    ¡Hola Eva! Es un placer poder acompañar también a los familiares para que estos y todos los días sean más fáciles 🙂
    Un abrazo y felices fiestas

  10. Proyecto Princesas

    ¡Hola Noelia!
    Qué alegría leer que vas a intentarlo. Es muy importante cuidarnos y amarnos, si es algo que te falta conseguir será un placer acompañarte en este camino que lograrás poquito a poco.
    Muchísimas gracias a ti, te abrazamos fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.