Unidad de TCA en Euskadi YA

Queremos dar voz al testimonio de un padre que busca desesperadamente apoyo para lograr que abran una Unidad de TCA en Euskadi. Su hija sufre anorexia...

Queremos dar voz al testimonio de José Julián, un padre que busca desesperadamente apoyo para lograr que abran una Unidad especializada de TCA en Euskadi. Su hija sufre anorexia nerviosa y para ser atendida correctamente tiene que ser a 700 km de su casa.

Esta situación que viven, por desgracia no es un caso aislado. Hay muchas otras personas afectadas por Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en España en situaciones similares y/o iguales. Compartimos el sufrimiento al que se enfrentan y os animamos a ayudarles firmando su petición en change.org. ¡Necesitamos más unidades especializadas en TCA!

¡¡¡Unidad de TCA en Euskadi YA!!!

Se hace duro contar lo que hemos ido pasando este último año, pero entendemos que tenemos que hacerlo, por nuestra hija y por todas las que están pasando por lo mismo. En nuestro caso, tenemos una hija que sufre un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), concretamente, anorexia nerviosa.

Nosotros teníamos una hija activa, con varias activades extraescolares que le motivaban, y un nuevo círculo de amigas con las que se encontraba feliz. Vinieron la pandemia, los confinamientos, general y perimetral (las amigas son de otro municipio), las clases online (por llamarlo de alguna manera) y se aisló en su habitación. A sus 15 años, seguramente, Fue muy duro ver cómo se deterioraba, cómo se auto-destruía, y como asistíamos a ello, luchando, pero impotentes.

Cuando el deterioro llegó al extremo de poner en riesgo su vida, pesaba treinta y pocos kilos, no hubo otra alternativa que ingresarla. Pusimos toda nuestra esperanza en Osakidetza, el sistema sanitario vasco, creyendo, erróneamente, que dispondrían de medios y personal para ello, y que podrían ayudarla a vencer esa enfermedad. Pero no fue así.

El 2021 se lo ha pasado entrando y saliendo de la unidad de agudos infanto-juvenil del hospital Donostia. Allí hacen lo que pueden, pero no es suficiente. Ni tienen los medios ni los conocimientos necesarios para realizar un correcto tratamiento de la enfermedad. Necesita una unidad específica para trastornos alimentarios, que desgraciadamente Osakidetza no tiene.

A partir de ahí teníamos 2 opciones, centros privados y centros públicos.

Realizamos consulta en varios centros privados y los precios que tenían los tratamientos eran prohibitivos. Aquí recibimos otra sorpresa negativa por parte del Gobierno Vasco. En otras comunidades este tratamiento está cubierto en parte por el seguro escolar del menor. Sin embargo, en Euskadi, desde que consiguieron la competencia eliminaron esa cobertura, sin antes montar un servicio público que lo cubra.

Por tanto, la opción que nos quedó fue peregrinar por centros públicos estatales. Tocando puertas y rogando para que nos la cojan. Nos rechazaron el ingreso en varios centros de otras comunidades, algo inconcebible para mí, por mucho que las competencias estén transferidas. Cómo puede ser que estando todos bajo el paraguas de la seguridad social, un médico pueda decir que no admite a nuestra hija y la deja sin tratamiento. Sinceramente, no lo entiendo.

Finalmente, nos admitieron a nuestra hija en el hospital Virgen del Perpetuo Socorro de Albacete. Un centro a 700km de nuestro lugar de residencia, en el que sí disponen de unidad específica, con un plan de ingreso, hospital de día y control ambulatorio.

Así tenemos a nuestra hija, con un trastorno grave de TCA, con una Osakidetza sin medios para atenderla correctamente. Teniendo que desplazarnos 700km si queremos verla, aunque sea 1h. Y cuando pase a hospital de día, uno de los progenitores nos tendremos que trasladar a vivir allí, con el consiguiente trastorno familiar, social y económico. Tendremos que organizarnos en el trabajo, para poder atender a nuestra hija allí, pero sin dejar de lado a nuestro otro hijo, también adolescente. 

Tengo que agradecer desde aquí al hospital universitario Nuestra Señora del Perpétuo Socorro y al SESCAM por la atención recibida y por las instalaciones que tienen. Desde Osakidetza tienen MUCHO que aprender de ellos.

El Gobierno Vasco tiene que poner medios urgentes para solucionar este problema. No solo para poder atender a nuestra hija, también a muchas otras en su situación. Tienen que crear una unidad específica PÚBLICA de TCA porque este problema va a ir a peor.

Hemos iniciado una recogida de firmas en change.org, a ver si entre todos podemos presionar para que tomen en serio este tipo de enfermedades.

¡FIRMAR LA PETICIÓN PARA UNA UNIDAD DE TCA EN EUSKADI!


2 comentarios

  1. Elisabeth

    Para la familia de Donostia va este mensaje , en Vitoria Gasteiz hay una asociación que se llama Acabe de anorexia y bulimia en la que a mi me estan ayudando actualmente a recuperarme,la asociación cuenta con psicologo y grupos de apoyo, poneros en contacto con ellas ,ojala que puedan ayudar a vuestra hija a salir de esta situación. Lanzo este mensaje desde la empatia con la situación y con la confianza de que podemos superar esto aun mas con apoyo mutuo y compartiendo la información util y tan necesaria.

  2. Proyecto Princesas

    Muchísimas gracias por tu aportación Elisabeth!
    Añadimos a ACABE en nuestra página de recursos para que más personas lo puedan conocer. Ojala también le sea de ayuda a José Julián para que mejore la situación de su hija.
    De nuevo, mil gracias! 💜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.