Prevención TCA en la familia

La prevención de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en la familia es muy importante. Te enseñamos cómo prevenir estas enfermedades desde casa.

Cuando hablamos de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) siempre hacemos hincapié en la importancia de la prevención de éstos. Si queremos lograr que baje la incidencia de personas afectadas es fundamental aprender cómo hacerlo, es un trabajo complejo pero está en nuestras posibilidades hacer algo. Un buen lugar para comenzar a trabajar la prevención de los TCA es en vuestro hogar. Quizás te estés preguntando qué puedes hacer como familiar, tanto si quieres prevenir un TCA o esté uno sentándose en la mesa, queremos ayudarte.

Laura Alberola se estrena en el blog de Proyecto Princesas con este artículo donde comparte recursos que seguro os serán de ayuda en la prevención de los TCA desde el propio núcleo familiar.

Prevención TCA en la familia

Querida mamá, querido papá o querido cuidador; antes de que sigas leyendo este artículo quiero decirte algo desde mi más sincera compasión: lo estás haciendo bien. Porque haces lo que puedes con lo que tienes, lo que sabes en relación a tu contexto. Esto es algo que quiero transmitirte por si aparece la culpa en esta lectura, quizás conductas que realizas de forma distinta o quizás comportamientos que ves reflejados en estas recomendaciones de los que no eras consciente. No pasa nada, esto es algo positivo, estás adquiriendo conocimiento. Y eso es una suerte, porque ahora puedes tomar un camino distinto, pero recuerda: con determinación y amabilidad.


La crianza resulta ser algo muy complejo, y sinceramente, qué te voy a contar a ti, que estás leyendo esto. Hoy quiero hablarte de algunos “tips” o consejos a la hora de prevenir los TCA en casa. Pero si lamentablemente ya conocéis de primera mano este trastorno esta lectura también puede resultar útil.

En este artículo nos centraremos en la adolescencia (pero podréis comprobar que es aplicable a cualquier edad), ya que los cambios son bastante notorios y es la franja de edad donde más prevalencia hay de debuts de TCA (aunque sabemos que no es el único momento en el que esto puede suceder).

En la adolescencia, el grupo de iguales desplaza en parte a la familia como referente al que acudir en busca de apoyo, ánimo, afecto e incluso ocio. Es una transición en la cual podéis incluso sentir que vuestro hijo se revelará contra vosotros. Buscará estar casi a toda costa sentirse integrado con el grupo de iguales. Esto lo hemos pasado todos (te invito a que recuerdes tu adolescencia), pero, es muy importante que el adolescente se encuentre feliz, cómodo, respetado, apoyado y querido por su familia. Porque cuando el grupo de iguales falle o no esté disponible para sus dificultades, es de suma importancia que tenga ese espacio familiar que le recoja.


¿Y esto cómo se consigue? Bueno, no hay una fórmula mágica, pero sí algunas directrices que quizás os puedan ayudar.

Por un lado, lo ideal es fomentar su autonomía y su independencia. Resalta sus cualidades personales, alaba sus logros, refuerza aquello que se le da bien e intentando capacitar aquello que le cuesta. Pero por otro lado no hay que caer en la sobreprotección. Porque la sobreprotección crea que ellos sientan que no les ha costado esfuerzo personal resolver sus necesidades y son incapaces de superar obstáculos o que al cabo de unos años se encuentren en una situación que no pueden resolver, no entiendan porqué, y se dañe intensamente su autoestima (que realmente no estaba bien formada).


Habla, comunica, fomenta un diálogo abierto, un interés genuino por sus actividades, por sus emociones, por sus pensamientos, por todo aquello que está en su vida. Entiende que es una edad difícil. Por ello, si hay algo que quizás no quiere hablar en ese momento o es algo que le de vergüenza, ofrécele ese espacio siempre que lo necesite, es importante que, volviendo al principio del artículo, entienda e integre que estáis ahí para ofrecerle lo que necesite. Así que facilita habilidades sociales y habla abiertamente de sexualidad, recuerda que la falta de habilidades y no saber hacer frente a la sexualidad son factores presentes en muchos adolescentes que sufren un trastorno de la conducta alimentaria.


En cuanto a la comida sería recomendable que hubiese al menos una comida al día en común toda la familia para poder dialogar, conocer los incidentes que cada uno ha afrontado en el día, comentar acontecimientos, expresar opiniones, sentimientos y emociones. Entiendo que esto puede resultar complicado, y realmente lo es, pero os aseguro que mucho más difícil es sentarse en la mesa con un TCA.

Fomenta una conciencia crítica como espectadores, consumidores o lectores, dialoga con tu hijo o tu hija sobre imágenes y mensajes erróneos que puede estar recibiendo. Algo tan sencillo como preguntarle:
  • ¿Quién es tu influencer favorito?
  • ¿Cuáles son tus tres cuentas favoritas de Tik Tok?
  • ¿Me los enseñas?
  • Mira a quien yo sigo… ¿qué te parece?

Y porqué no, quizás incluso hacer un reto de baile y compartir un momento de risas; para conocer su mundo tienes que acercarte a este.

Por último, recuerda que eres su ejemplo, de forma directa o indirecta. Lo que haces, le guía. Procura no darle excesiva importancia al peso, a la talla o figura corporal, tampoco a la comida o a la alimentación.

Este es un punto difícil, porque a menudo los progenitores llevan mucha carga con su propia imagen corporal, y aunque se intente no mostrar…ahí está. Pequeñas sutilezas como diferencias en los platos (no tomar los mismos carbohidratos, no tomar postre, etc.) quedan en la retina de la mesa. Comentarios del cuerpo de los demás: estar viendo la tele y hacer un comentario sobre el cuerpo de alguien, o tan sutil como reírse de un comentario gordofobo en una película o reenviar un meme sobre el tamaño corporal y la cuarentena.


Este último punto sé que es uno de los más difíciles, pero si crees que te cuesta: pide ayuda. Eres tan merecedor o merecedora de sentirte en paz con tu cuerpo como tu hijo o tu hija. Y desde esa tranquilidad y armonía podremos enseñar y cultivar tranquilidad y armonía.

Recuerda, la familia puede ser un gran apoyo y la primera que debe trabajar en la prevención del TCA.

¿Y tú cómo haces para fomentar la prevención de los TCA?


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡APOYANOS SUSCRIBIENDOTE A NUESTRO CANAL!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.