fbpx

Testimonio TCA: En soledad y silencio

Muchos chicos sufren en soledad y silencio Trastorno de la Conducta Alimentaria. ¡Rompamos el estigma de que los TCA son enfermedades de chicas!

Compartimos el testimonio; En soledad y silencio. Un testimonio importante de visibilizar ya la historia de Marius nos acerca su experiencia al sufrir Trastorno de la Conducta Alimentaria agravado por los prejuicios de las personas a través de las redes sociales. Queremos junto a él romper con esa falsa creencia de que la anorexia, bulimia o cualquier TCA, son enfermedades solo de chicas e informar del peligro que pueden acarrear los mensajes negativos en los medios sociales. Marius al igual que muchos chicos lo ha sufrido en soledad y silencio, deseamos que visibilizar historias como la suya ayude a acabar con la incomprensión, soledad y silencio que rodea en general a estas enfermedades y a quienes la padecen.

LOS HOMBRES PUEDEN TENER TRASTORNOS ALIMENTICIOS.

Durante el último año he estado sufriendo de anorexia, ortorexia y bulimia. Me quedé en silencio y sufrí. A menudo hacía ayunos intermitentes y perdía mi pasión por el ejercicio. No pedí ayuda, claro que no. El miedo me consumía y preferí seguir mi lucha solo.

La sociedad puede llegar a hacer mucho daño. Aún me pregunto por qué sigue estando mal visto que los hombres expresemos nuestros sentimientos.

¿Es que realmente hay una ley que diga que los hombres debemos de ser más fuertes?

Sinceramente, me da igual lo que pienses ahora mismo de mí. Estoy expresando lo que siento por dentro y eso me hace sentir mejor, si el problema de juzgar a los demás lo tienes tú… Eso ya es cosa tuya.
No por haber sufrido un TCA eres menos hombre, y no por ser mas frágil y sensible que otros dejas de ser hetero.


Es por eso que estoy compartiendo mi historia y espero que personas como yo puedan salir y romper este estigma.

Mi nombre es Màrius y no me avergüenzo de haber sufrido TCA.


En soledad y silencio, ”estoy bien“


Todos tenemos nuestros problemas y preocupaciones que preferimos ocultar. Hoy toca sincerarme conmigo mismo, pero también con toda mi gente a la que quiero, que me quiere, me ha querido y a la que me odia.

Sinceramente, no tendría por qué dar explicaciones a nadie, pero tal y como es la mayoría de la sociedad creo que necesito desahogarme y, así, vivir en paz.


Muchos de vosotros sabréis que hace unos años me introduje en el mundo de la moda y llegué a hacer trabajos de los que estoy orgulloso, asimismo, siempre publicaba todo lo que hacía en la cuenta de Instagram que me borré hace años. Las críticas, los comentarios destructivos y la inseguridad fueron la gota que colmó el vaso. “El qué dirán” pudo conmigo y es que, desgraciadamente, en las plataformas digitales todo el mundo no puede conocerte tal y como eres en realidad, sin embargo, no por haber sido modelo soy un creído, soy un superficial, soy un maricón, soy un narcisista o “soy” todos aquellos prejuicios que controlan la mente de muchos de nosotros debido al hecho de vivir en la ignorancia.

Mientras la gente que no me conocía me criticaba y criticaba lo que hacía por pasión. Pasé ansiedad, atracones compulsivos, anorexia y bulimia.


No me gustaba como era, no me gustaba mi cuerpo, comía a desparpajo, no comía nada de nada… No salía de fiesta, no quería pasar el rato con mis amigos o familiares, decidí no ir a comidas o cenas… y muchas más cosas que no hace falta ni contar.

Cierto es que no pedí ayuda a mi familia ni a mis amigos, cosa de lo que me arrepiento, pero este “problema” o “enfermedad” era tan dura para mí que decidí vivirla en soledad y silencio. Finalmente opté por la ayuda profesional. Mis padres, mi gente o las personas que me quieren, seguramente, me van a matar si llegan a leer este texto. No quería hacerlo público porque creo que es algo personal, pero si he decidido contaros mi único secreto mayor guardado es para que seáis más humildes. Para que tengáis más humanidad, utilicéis el corazón y la cabeza y no lleguéis a destrozar personas o los sueños de estas.

Los comentarios despectivos llegan a afectar mucho, por este motivo, he decidido ser feliz tal y como soy y publicar lo que me de la gana; si me gusta bailar bailo, si me gusta hacer el tonto lo hago y si quiero ser feliz a mi manera lo soy.


Más tristemente “vuestras” críticas ya no me van a hacer daño porque ya no me importa “el qué dirán” o “ el qué podrán pensar de mí”. Me importa el/la que me conoce realmente cómo soy y las personas a las que quiero y me quieren. Lo demás es cuestión de ser feliz, vivir la vida y dejar que los demás hagan y dejen de hacer lo que quieran con su vida. Por esta razón, en mis redes sociales voy a subir el contenido que yo quiera, siendo yo mismo y sin ofender a nadie.

Porque las redes sociales no deberían hacernos peores personas o dañarnos y porque lo único que nos vamos a llevar en esta vida es lo que vivamos cada segundo de nuestra vida y más vale ser feliz que haber querido ser feliz.


¿Quieres compartir tu testimonio sobre TCA?
Rellena el formulario añadiendo tu testimonio y fotografía.

PINCHA AQUÍ PARA COMPARTIR TU TESTIMONIO


Si tienes alguna duda, escríbenos a info@proyectoprincesas.com
Toda la información sobre como participar en Proyecto Princesas en:
¿Quieres participar en Proyecto Princesas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.